JuanRonline

Mi rincón en la web

Viaje a Irlanda 2010: First Day

Bueno, pues después de preparar el aquipaje, tocó ir a la cama tempranito. Nuestro avión salía a las 8:05 de Palma de Mallorca, con destino a Barcelona (PM – Barcelona – Dublín, nos salía más barato que el vuelo directo), así que teníamos que estar en el aeropuerto a eso de las 7 (os juro que vi al tio que pone las calles por la mañana). Después de rascar todos los minutos que pude a la cama, me dirigí arduo y veloz al punto de encuentro (parece un relato de espías), donde me pasó a recoger JuanMa (uno de los tres mosqueteros), para tirar hacia el aeropuerto, donde nos encontramos con Sergio (el tercer mosquetero).

‘Titurituriturituri (sonido de carreras de caballos) hemos llegado ántes de hora, el 90% de los vuelos de Ryanair llegan ántes de hora’ o algo así es lo que sonó por la megafonía del avión al aterrizar en Barcelona, teníamos por delante unas 3 horas para desayunar y perder el tiempo hasta que nuestro vuelo despegara con destino a tierras irlandesas.

JuanMa aprovechó para seguir con su reto personal de conseguir las 3 estrellas en todos los niveles del Angry Birds, mientras yo frikeaba con el móvil y Sergio maldecía los putos móviles.

Nuestro destino.

‘Pim Pum Pim, pasajeros con destino a Dublín, tiren para el avión’ (más o menos dijeron eso). ¡¡Nos vamos!! Embarcamos, nos sentamos, despegamos, dormimos, leemos, miramos por la ventanilla, hablamos (poco), nos acercamos a Dublín, lo sabíamos por las turbulencias, ‘ui, parece que se mueve un  poco, no pasa nada, es normal’, creo que es lo que se nos pasó por la cabeza a todos. ‘Ui, que esto se mueve más, nos pasa nada es normal’, seguro que nos pasó por la cabeza, y es que a medida que descendíamos, el trasto cada vez se movía más y la gente hablaba menos, hasta llegar al punto de estar sentado con 179 personas más, en completo silencio, mirandose unos a otros de reojo y sudando un poquito más que hace un rato. Pero el acojone de verdad llegó cuando tocamos pista, y es que el trasto tocó pista, volvió al aire, se giró unos grados (sudores aumentando), y volvió a tocar pista (sudores aumentando, todavia no me fio). Cuando ya estábamos en tierra de verdad,  la gente volvió a empezar a hablar, más que nada comentando el acojone del momento, y es que soplaba un viento que te cagas, cuando se paró el avión por completo (sudores disminuyendo) se balanceaba como si los estuvieran empujando primero desde la derecha y luego desde la izquierda (y así todo el rato), joder, parece que corre un poco de brisa.

Como viene, se va. Parece que nos hemos olvidado el sol en España (ya sabía yo que me dejaba algo).

Españoles por el mundo.

Vamos a comer algo ántes de ir a buscar el coche.

Primera comida irlandesa.

Beagle, rico rico, es un bocadillo de muchas cosas (varios tipos de carne, varios tipos de complementos y de salsas), en un pan redondo tipo donut de varios tipos (el mio era de sésamo, bastante rico).

Postre (con su 21% de iva, si es que en España nos quejamos por vicio).

Comimos hasta casi reventar (el beagle parece poca cosa, pero es bastante intenso) y fuimos a buscar nuestro coche, no sin que ántes nos clavaran unos cuantos euros de más, ‘elegid, 45€ de seguro + 69€ de fianza o 1200€ de fianza’, la decisión estaba clara. Furgoneta al canto que nos lleva hasta nuestro vehículo, que se encontraba en el aparcamiento A64A..

¡¡Vaya carraco!! Juraría que habíamos alquilado uno más pequeño, ¡¡pero da igual!! ¡¡Nos vamos a matar con este trasto tan grande, pero da igual!! ¡¡Vaya carraco!! Mmmm… La llave no entra, no entiendo que pasa, miramos el papel… ¡¡NEXT!!

A64A… ¡¡NEXT!! Entrando en el país como ‘Un abuelo en la ciudad’ ¬¬’

Y encima nos dan un coche con el volante en el lado que no toca, ¡¡pero esto que es!!

A continuación, unos videos con la primera toma de contacto con la conducción irlandesa.

Vaaamonos a Galway, que es donde reside Diego, el español visitado.

Dublin – Galway

La autopista de Dublin a Galway estaba bastante bien, según nos comentó Diego, hacía algo más de un año que la habían abierto. Tuvimos que pagar en 2 peajes (1.90€ + 2.90€).

El trayecto fueron 207 Km, que hicieron Sergio (el conejillo de hindias) y JuanMa. La lluvia y el viento nos acompañaron en todo momento. Un viento bastante fuerte la verdad, a la hora de cambiar de conductor, no podíamos abrir las puertas (no exagero), si a eso le sumas que íbamos por el carril de los locos (los irlandeses estan locos, conducen al reves), pues tardamos unas 3 horas en llegar a Galway (¡¡si señores, llegamos!!), luego tuvimos que sumarle sus 45 minutos buenos, hasta que encontramos un sitio que Diego conociera para que vienese a buscarnos.

Diego, nuestro anfitrión.

Cuando llegamos a casa de Diego, nos tenía preparado un arroz al horno que estaba increible, como no, acompañado de su buena pinta de Guinnes (coca cola, en mi caso). Lo que quedó del primer día (poco, la verdad, creo que llegamos a eso de las 21), lo invertimos en charlar y beber cerveza. Más tarde conocimos a Sheila, la novia de Diego. Es bonito ver que compartes amistad con buena gente.

Hora de dormir, yo tenía una habitación para mi solito (nos la jugamos al poker, y gané yo, con más suerte que habilidad la verdad), JuanMa y Sergio compartieron habitación (y cama ¬¬).

Hasta aquí el primer día de viaje. Desde que salimos de Palma hasta que llegamos a casa de Diego, pasaron algo más de 12 horas, vaya tute, e Irlanda nos recibió con frío, mucho frío, menos mal que íbamos preparados (mas o menos).

Momentos del primer día

El aterrizaje, joder, mira que he viajado en avión, pues fué la primera vez que me acojoné de verdad. Sergio creo que dejó las marcas de las uñas en los reposabrazos del asiento. No eramos los únicos, no se oía ni un susurro entre los demás pasajeros.

En el coche de alquiler tuvimos 2 momentos, el primero, cuando creíamos que nos habían dado un super coche, con la consecuente “decepción” al descubrir la realidad. Intentamos abrirlo y todo, pero no había forma de hacer encajar la llave. El segundo momento fué cuando intentamos abrir el maletero de, ya sí, nuestro coche. ¿Como se abre el maletero? ¡La llave no hace nada! ¿Bajamos los asientos traseros y metemos los trastos desde dentro? JuanMa, ves a preguntarle a la tía como mierda se abre el maletero. Ostras, la palanca esta aquí, a la derecha (tarde, JuanMa ya estaba hablando con la tía). Que dice la tía que esta en la parte derecha. Lo se, ya la hemos encontrado. “Los paletos llegan a la ciudad”.

Autopista, viento que te cagas, íbamos con el coche a 120Km/hora, conduciendo por un carril que se nos hacia extraño, cada ráfaga de viento era un volantazo, bien, ¿ya os habeis imaginado el escenario?, pues ahora a esto, sumadle a Sergio, bajando su ventanilla para escupir un chicle (en ese momento temí por mi vida), ese chicle golpea en la ventanilla, para acabar de nuevo en el coche, vamos, hacer eso y escupir el chicle dentro del coche, habría sido lo mismo, y nuestras vidas no habrían corrido peligro xD

Posted by JuanRo on 25 noviembre, 2010 | Posted in Irlanda, Viajes | Tagged , , , , , , , | 2 comentarios